Viva no se deje contagiar

Viva no se deje contagiar

VIVA NO SE DEJE CONTAGIAR

JORDÍ DUQUE info@jordiduque.com International Biocoach, Líder transformacional, Social Coaching y Conferencista internacional

La vida es tan simple o compleja como usted la quiera vivir. Precisamente ahí donde usted se encuentra ahora no es ni rico ni pobre, ni alegre ni triste, ni enfermo ni saludable, solo basta que piense en alguno de esos conceptos para que exista, si no los piensa no existen, no están, la pregunta, entonces que debe hacerse es ¿con qué pensamientos ocupo mi cabeza?

Y la vida es tan simple que mientras más vacía la mente es mejor vivir, vivir sin juzgar, sin calificarlo todo, el tinto frío, la señora robusta, demasiado, poco, etc. Porque cada uno de esos conceptos lo que hacen es levantarnos muros mentales que nos impiden ver las cosas tal cual son. Las personas y cosas son simples y como son, son!!! Y no por juzgarlas van a cambiar. Acepte su casa, su familia, su pareja, su trabajo y deje de renegar por ello. Imagínese que con cada expresión descalificadora que usted realiza está generando diariamente una sustancia que produce el cerebro que en exceso no es tan beneficiosa para su cuerpo y que se llama Cortisol. Esta sustancia puede llegar a producirle estrés, ansiedad y por último la enfermedad si no se controla su producción.

Las endorfinas, otra de la sustancias importantes en el organismo y que se generan también en el cerebro, por el contrario nos produce bienestar, paz y alegría; acciones como el deporte, cantar, bailar, meditar, reconocer públicamente actos buenos, nos ayudan a producir Endorfinas a diario y contrarrestan los efectos del Cortisol, según una investigación de la NASA y que presentó en Colombia hace dos años el Dr. Branson hijo de confundador esta Agencia.

Por eso no se deje contagiar de quienes permanentemente hacen juicios descalificadores de las personas, situaciones y cosas, porque ahí quien puede llevar es usted y su salud, por el contrario trate de evitar esas conversaciones, mire los aspectos buenos y positivos y trate de construir en sus conversaciones para que no termine intoxicado en exceso de Cortisol y haga de su cuerpo un refugio de dolores, lamentos y enfermedades, que pueden sanarse con solo aprender a pensar tranquilamente y aceptar todas las circunstancias como simplemente son, no como queremos que sean, pues los seres humanos nos pasamos más del 90% del tiempo defendiendo ideas y posiciones que en el fondo podríamos simplemente ceder y aceptar. Pare, piense y verá como se le facilita su vida.

Escribeme: JORGE DUQUE G. Info@jordíduque.com International Biocoach Líder transformacional, Social Coaching y Conferencista internacional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *