Para, suelta y fluye

Para, suelta y fluye

María Emma Martínez MTerapeuta, Sicóloga y Especialista en terapia del perdón, es nuestra amiga e invitada y hoy nos comparte su escrito sobre la importancia de parar y fluir como un camino de sabiduría …

En el afán de hacer, solucionar y de darle gusto a la mente, que está diseñada para resolver situaciones constantemente, empezamos a envolvernos en un hacer permanente, en una rutina diaria y en un afán por “vivir” de manera acelerada. En el transcurso de nuestras vidas, vamos aprendiendo conceptos como “estudie para que sea alguien en la vida”; ¿Será que cuando nacemos, no somos alguien ya? Las instituciones que nos rigen como la familia y la escuela, nos van exigiendo “hacer para poder ser”. De esta manera, vamos avanzando en un día a día, donde no se es permitido los momentos de ocio, meditación y descanso porque ello significa “perder el tiempo”; escuchamos frases como: “usted que hace ahí sentado sin hacer nada” y somos juzgados, castigados y señalados por estos comportamientos.

No cabe duda, que nacemos con poca información y es necesario irla adquiriendo en la medida en que vamos creciendo, para desenvolvernos de esta manera en la vida. En ese mismo afán de tener y de hacer, nos vamos llenando de información que tal vez no sirve para mucho, creencias limitantes que no permiten desarrollarnos como seres integrales, alejándonos de lo simple, de la esencia y de lo que realmente es vivir hasta que llegamos a nuestra adultez y entonces vivir ya es una carga, se nos dificulta soltar lo que no nos pertenece, entonces nos acostumbramos a cargar cada día con cada situación, cargamos con la pareja, con los hijos, con el trabajo, con la familia, con los amigos y hasta con la situación del país, bloqueando nuestra capacidad de fluir, porque cargar no es vivir, cargar es aferrarnos a aquello que nos incomoda de una manera tal que vivir es muy complejo y entonces llega la mal llamada “depresión”, “la melancolía” y “la pérdida del sentido de la vida”.

En mi experiencia de vida y en mi ejercicio como terapeuta acompañando seres humanos, he descubierto que la depresión y el desinterés por vivir que nos ha acompañado durante tanto tiempo y que ha aumentado en los últimos años de la humanidad los actos de suicidio en adolescentes y adultos, en unas cifras, diría yo, absurdas, dan cuenta de la necesidad latente de hacer un alto en el camino para aprehender a soltar y así poder fluir en la vida. Te invito a que pares, porque “no hacer” también es una opción y en ocasiones es la más acertada; para, escúchate, medita y conéctate con lo que eres, suelta y fluye ¡ Eso es vivir!

Parar es una decisión.

Soltar es una opción de vida, que puedes lograr a través del perdón, perdonar es un acto simple.

Fluir es el resultado que obtienes de los pasos anteriores para vivir feliz.

María Emma Martínez M.

Terapeuta, Sicóloga y Especialista en terapia de perdón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *